El turismo mexicano vuela por zonas de turbulencia

 
Carlos Velázquez
hrs.

El origen de Cancún no fue el turismo, sino la necesidad de divisas.

Ha pasado medio siglo desde que la urgencia de compensar el entonces enorme déficit en la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, derivó en que los economistas del Banco de México impulsaran la fundación del destino de sol y playa más importante del país.

El año pasado la balanza turística fue superavitaria en 10 mil 500 millones de dólares, imprescindible para manejar el déficit en cuenta corriente que llegó a 19 mil 354 millones de dólares.

Lo que algunos olvidan cuando ven al turismo como una actividad “rumbera y frívola”, es que su éxito depende de un círculo imaginario que inicia con el producto, sigue con la promoción, deriva en la llegada de turistas que motiva más negocios e inversiones.

Si uno de esos eslabones se rompe, todo el sector se descompone y en 2010, el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) apenas obtenía mil 500 millones de pesos por el Derecho de No Residente (DNR), que pagan los extranjeros que llegan en avión, y que hoy ascienden a más de cinco mil millones.

Estos recursos no sólo se usan para promover que vengan extranjeros a México, sino que para promover el turismo nacional que representa 80% del negocio total.

Si en el futuro el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quiere impulsar el turismo social o el turismo rural, también necesitará ese círculo virtuoso que le genere los recursos para impulsarlo.

Algo que además ocurre después de una estrategia consistente de ocho años en donde el turismo ha sido abrazado por la iniciativa privada y el sector público; aunque hoy comienza a bajar respecto a nuestro principal mercado emisor de turistas.

Desde el nacimiento del CPTM y hasta 2009, México recibió entre 14 y 15% de los estadounidenses que salían al extranjero y sólo en los últimos años y con crecimientos de doble dígito llegó a ese 18.5%  que se comienza a ajustar.

Entre enero y mayo el crecimiento en la llegada de estadounidenses fue de 1.6%, la quinta parte que hace un año, y en mayo el número de los viajeros de ese país que llegaron a Quintana Roo bajó seis por ciento.

Algo grave pues la economía estadounidense va a la alza y la salida de viajeros al extranjero está aumentando 9% este año, lo que implica que están perdiendo el apetito por viajar a México.

En la primera reunión que tuvieron juntos Gerardo Corona, subsecretario de Innovación de la Secretaría de Turismo; Enrique de la Madrid, titular del ramo, y Rodolfo López Negrete, entonces titular del CPTM, el primero hizo un comentario puntual.

Como ex director de crédito al turismo en Bancomext, asumió que ese boom en la llegada de turistas fue la razón por la que la cartera de crédito al sector registraba cifras record.

Definitivamente es muy riesgoso que la promoción, uno de los eslabones de la cadena, no esté alineado en el futuro con la política turística y que se descuide una estrategia que genera tantos dividendos.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas