El turismo mexicano exitoso y el que sigue rezagado

 
Redacción
hrs.

Si el éxito de los destinos turísticos mexicanos tiende a concentrarse en las plazas de sol y playa, la realidad es que sólo son tres los que están viviendo un momento de crecimiento importante.

Se trata, por supuesto, de Cancún-Riviera Maya, Los Cabos y Puerto Vallarta.

De acuerdo con las cifras de intercambio de las aerolíneas, el número de pasajeros que llegó a Cancún el año pasado fue de nueve millones 798 mil.

Una cifra muy importante, pero además con un crecimiento de 12.3%, que fue el segundo más alto de todo el país.

En la tercera posición se encuentran Los Cabos, con un millón 826 mil pasajeros que llegaron por la vía aérea y que implican un aumento de 11.1% en comparación con el año previo.

Y el primero lo tiene Vallarta, con un millón 797 mil pasajeros lo que implica un aumento de 14.9% respecto al año previo y que fue el más alto de México.

Hasta aquí los datos son altamente positivos, envidiables a nivel mundial donde el aumento de la llegada de turistas internacionales no llega a cuatro por ciento.

Después de estos vienen otros destinos en donde los crecimientos también son muy importantes, siempre y cuando se considere que vienen de atrás con cifras muy negativas.

Es el caso de Acapulco que tuvo un crecimiento de 4.7% en la llegada de pasajeros por la vía aérea, con 331 mil viajeros.

Para poner este dato en perspectiva, hay que considerar que en 2009, que fue cuando empezó la última crisis del turismo mexicano, ya llegaban 420 mil viajeros a Acapulco por avión.

Esto significa que contra aquel dato, Acapulco todavía está 21% abajo.

También Cozumel registra número negros y allí hubo un aumento de 7.8% en el número de pasajeros que llegaron por la vía aérea, al ir de 257 mil a 277 mil.

El problema tiene que ver con la llegada de viajeros a otros destinos mexicanos de sol y playa, donde los datos son francamente raquíticos.

Para poner algunos ejemplos, está Mazatlán, en donde el número de arribos fue de 383 mil, esto es 3% menos en comparación del año pasado cuando la cifra fue de 395 mil.

Y el caso de Manzanillo, donde la caída fue de 8.5% en comparación al periodo previo, pues pasó de 106 mil en 2014 a sólo 97 mil en 2015.

Si a nivel de todo el país tenemos dos Méxicos, uno pujante que crece a tasas razonables y atrae cada vez más inversiones; en el turismo también hay dos naciones.

La de los destinos “imparables”, como decía la campaña de Los Cabos después del huracán Odile, ya que en poco más de un año remontaron una crisis enorme; y la de aquellos que están estancados y no se benefician de este momento de éxito del turismo.

Identificar opciones para cerrar las brechas entre estas realidades tan disímbolas es un reto importante si se quiere hablar de un país que, como tal ,es muy exitoso en materia turística.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas