El turismo mexicano en épocas de “vacas gordas”

 
Nallely Campos
hrs.

Desde hace muchos años, tantos que quien escribe este espacio dedicado al turismo desde hace más de una década no tiene memoria de otra situación igual, los “astros” parecen estar alineados para favorecer a México.

Esto que en términos bíblicos se describiría como una época de “vacas gordas”, impone retos a la disciplina sobre todo si se tiene una visión de largo plazo.

Por ello es interesante revisar algunos hechos:

1. Sacar de la ecuación la “guerra” contra el narco fue un acierto de este gobierno, pues los viajeros de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Rusia y otros más que sí conocen el significado de esa truculenta palabra, “guerra”, están viniendo cada vez más a México.

2. El apoyo de la iniciativa privada que recibió **Rodolfo López Negrete** para quedar al frente del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), le dio una continuidad transexenal a la estrategia de venta de los destinos nacionales que no había tenido nunca.

3. Las reformas estructurales impulsadas por el presidente **Enrique Peña Nieto** están llamando la atención de los inversionistas, que no sólo perciben el regreso de los turistas internacionales sino que anticipan flujos crecientes de los viajeros de negocios.

4. Países que habían tenido tasas de crecimiento importantes en la llegada de turistas extranjeros, y que habían superado a México como receptores de viajeros, hoy enfrentan crisis políticas como sucede con Tailandia, Rusia y Ucrania.

Además hay otros, como Malasia, que han sido víctimas de situaciones fuera de su control, lo mismo para los destinos africanos sobre los que ahora flota la nube terrible del ébola.

Sin olvidar que otros, como Austria, no han sido consistentes para demostrar su valor frente a los turistas.

Pero además el incremento de la llegada de viajeros internacionales a México está aumentando los recursos del CPTM vía el Derecho de No Inmigrante; la secretaria de Turismo, **Claudia Ruiz Massieu**, ha negociado partidas presupuestales crecientes para el sector y se concretó una reestructura de las dependencias del ramo.

Es algo así como el “Mundo Feliz”, pero el éxito también implica exigencias.

Hoy algunos subsecretarios de Turismo que no están siendo eficaces en su labor; el área de Comunicación Social de la dependencia, que lleva **Néstor Martínez**, ha hecho malabares para atender las demandas crecientes de información sin haber sido favorecida por los cambios organizacionales.

Y no sólo eso, sino que una dependencia cuya titular tiene un proyecto político y es una persona cercana al Presidente, pierde oportunidades por falta de foco de su equipo.

Aprovechar el momento y llevar al turismo al siguiente nivel como motor de la economía, es algo que está al alcance de la mano y que no se debería perder.

Comentarios
hrs.

Periodista especializada en turismo

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas