X
El Tren Maya y los hoteleros de Quintana Roo | Periódico Viaje

El Tren Maya y los hoteleros de Quintana Roo

 
Carlos Velázquez
hrs.

Si los ejidatarios de Carrillo Puerto o los ambientalistas no han podido parar la construcción del Tren Maya, hasta dónde se sabe ninguno de los grupos hoteleros afectados por esta obra se confrontarán con el gobierno federal.



Lo importante son los detalles y de la forma en que se maneje este asunto dependerá la relación futura con los particulares.

Un ejemplo es Bahía Príncipe, de la familia Piñero, con un enorme resort  y desarrollo inmobiliario en la zona de Tulum.

Sobre este caso concreto Encarna Piñero, quien comanda ese grupo, conversó desde hace semanas con el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, y le externó que no se opondría a la expropiación, pero que sí tenía interés en obtener un precio justo.

También en conseguir la opción de construir un par de puentes subterráneos que pasaran debajo de la vía, para poder conectar la propiedad donde se encuentra el resort con otra donde se planea un desarrollo inmobiliario.

Por otro lado, y de acuerdo con Jesús Almaguer, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, en el caso de los afiliados a esta organización hubo un solo caso afectado por el Tren Maya y fue Grupo Palace, de José Chapur.

Sin embargo, el empresario yucateco desde hace tiempo negoció y le vendió una propiedad al gobierno federal para la obra de infraestructura y nunca externó queja alguna por el precio.

Después de algunas gestiones hechas por el gobierno de Joaquín González respecto a Bahía Prínce, el tema quedó en manos del Fondo Nacional de Fomento al Turimo (Fonatur), que lleva Javier May.

En medio de la vorágine en que se ha convertido el Tren Maya, es difícil pensar que se atienda a los empresarios en sus peticiones, que han dejado de tener la comunicación con el gobierno que tenían en el pasado.

Divisadero

¿Imparable? Francisco Madrid, el director del Centro de Información y Competitividad Turística de la Universidad Anáhuac (Cicotur), no tiene la certeza absoluta de que México haya sido el país que más rápidamente se haya recuperado turísticamente de la pandemia, pero sí que está entre los dos o tres primeros.

Por ejemplo, menciona que Grecia también hizo un trabajo destacado y sobre las mismas bases, es decir apurar la reapertura tras el inicio de la pandemia.

Además ha sido espectacular el crecimiento a México de los viajeros estadounidenses.

En el periodo enero-mayo de este año, el número de los vecinos del norte que llegó por la vía aérea aumentó ya 19.5% contra esos mismos cinco meses de 2019.

Sin embargo, hacia adelante ya no se percibe el mismo ambiente de jauja pues por ejemplo para los siguientes meses y el inicio del próximo año la oferta de asientos de avión estará aumentando poco más de 1%.

Allí es precisamente donde comenzará a pesar, casi como una loza, que México no haya recuperado la categoría uno de la aviación según los parámetros estadounidenses, porque las aerolíneas nacionales seguirán sin poder abrir nuevas rutas y frecuencias al vecino del norte.

Canadá en cambio sí está en un proceso de ampliación de su oferta aérea, por lo que paulatinamente se recuperará para llegar a los niveles prepandémicos, pues hoy todavía está abajo 46%.

Así es que por lo visto al turismo mexicano todavía le queda un buen año, pero ya se están viendo desde ahora los retos.



hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas