¿El regreso a los orígenes de Fonatur?

 
Carlos Velázquez
hrs.

Además del Tren Maya, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), que dirige Rogelio Jiménez Pons, tiene otros retos y uno de ellos, el Centro Integralmente Planeado (CIP) de Playa Espíritu, toca los linderos del absurdo.

Convoqué a una junta a los responsables en Sinaloa, relató el titular del Fondo en una plática con este espacio, y les pedí que en la próxima reunión traigan propuestas viables.

“¿Qué hacemos con eso? ¿Lo volvemos una playa nudista?”, broméo.

Dicha propiedad fue adquirida durante el gobierno de Felipe Calderón al ex gobernador de Sinaloa Antonio Toledo Corro, quien falleció recientemente.

Se encuentra cerca de Escuinapa, a hora y media de Mazatlán, un destino tradicional de sol y playa que ahora está creciendo gracias a la carretera a Durango y a la recuperación de su centro histórico.

Además Mazatlán tiene playas dónde crecer y allí se prevén nuevas inversiones, como la del empresario Leovy Carranza y Barceló en Estrella Del Mar.

Así es que ni los inversionistas, ni el gobierno de Quirino Ordaz tienen interés en impulsar un nuevo destino turístico, sin consolidar primero a Mazatlán.

No sé qué vieron allí, refiere Jiménez Pons, y enseguida añade: Obviamente alguien hizo un gran negocio y generó una deuda que todavía estamos pagando.

Hoy este CIP sigue recibiendo inversiones públicas para infraestructura, cuenta con un solo hotel y su principal ingreso, por increíble que parezca, proviene de la venta de cocos.

El funcionario dijo que que es necesario encontrar una salida, pues no es factible seguir invirtiendo más.

Su idea, además, es ya no comercializar las reservas territoriales de Fonatur, sino rentarlas a través de dos Fibras, una para el Tren Maya y otra para el resto de los proyectos donde está presente la institución.

Algunos especialistas le han hecho la reflexión de que en el pasado las propiedades adquiridas por los inversionistas han servido para apalancar los proyectos inmobiliarios; pero él asegura qué hay otras vías para garantizar los créditos futuros.

Otro cambio importante de su visión respecto a otras administraciones, es que considera que el Fondo debe concentrarse en su misión turística y no seguir construyendo obra pública de diversa índole debido a que así lo permite su normatividad.

Hoy hacemos escuelas y hospitales y esa no es la vocación de Fonatur, refirió.

Jiménez Pons sostuvo que tampoco está justificado condonarles penalidades por incumplimiento a los inversionistas que están en los CIPs, aunque el deudor sea una importante cadena española.

Con esta visión, que apunta al regreso de los orígenes del Fondo, Jiménez Pons dijo que también está recuperando algunas propiedades que habían sido colocadas a una fracción de su precio comercial y sin considerar el impacto que tendrían en el medio ambiente.

Las preguntas a responder son si el Fondo contará con los recursos necesarios para hacer estos cambios y cuál será la respuesta del mercado, por ejemplo a las emisiones amparadas por las Fibras o al modelo de las rentas de los activos inmobiliarios; todo ello incluso cuando se haga un escrupuloso manejo presupuestario.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas