El nuevo enfoque del CPTM para buscar congresos y convenciones

 
Alonso Gordoa
hrs.

Aunque **Rodolfo López Negrete**, director general del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), ha repetido que con la nueva estructura de este organismo se buscará impulsar más los viajes de negocios; hay muchos que no lo creen.

El regreso de **Cecilia Cruz** a México, luego de dejar la oficina de Congresos y Convenciones en Washington DC, no le acaba de hacer sentido a las asociaciones de profesionales que venían trabajando con ella.

En realidad el cambio es interesante, aunque para entenderlo hay que darle vuelta a la estructura que construyó hace años Eduardo Chaíllo, quien ocupaba la oficina a la que llegó Cruz.

El asunto más o menos es así. Resulta que la dirección de turismo de negocios estaba en las oficinas centrales del CPTM, misma que encabezó el propio Chaíllo hasta que consiguió llevársela a Washington, porque allí se deciden muchos congresos de EU.

De paso, **Eduardo Chaíllo** realizó cursos y obtuvo diplomas, de las principales organizaciones de profesionales de este segmento como la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA, por sus siglas en inglés) y de Profesionales Internacionales de Reuniones (MPI).

Son al menos tres las limitantes de este modelo:

1. Las decisiones y el trabajo se concentraban en Washington.

2. Había una infraestructura instalada en otros muchos sitios en el mundo, que no era utilizada para competir por este segmento.

3. Era complicado hacer sinergias desde Washington con otras entidades públicas y privadas mexicanas con vocaciones coincidentes.

Ahora, **Cecilia Cruz** está tomando la dirección que deja **José Luis Rangel** y que en buena medida era el contacto operativo con los organismos de turismo en las entidades del país.

Ese hecho aunado a que **Eligio Serna**, director ejecutivo, que tiene ahora la responsabilidad de los congresos y quien carece de antecedentes profesionales en este segmento, ha generado la percepción de que el CPTM ya no está interesado en los congresos.

La realidad es que ahora todas las oficinas en el exterior tendrán la responsabilidad de traer a México los congresos, convenciones y viajes de incentivos.

Por supuesto sus directores no podrán tener el grado de especialización de Chaíllo, pero no es obligatorio contar con los diplomas de las agrupaciones de turismo de reuniones para ganar dichos eventos.

ICCA, MPI y otros más han construido barreras de entrada a esta actividad, para buscar la profesionalización y seriedad en las negociaciones.

Pero como autoridad lo que hace falta es identificar los mercados, hacer las alianzas correctas y buscar las sinergias necesarias dentro y fuera del gobierno.

Con una estrategia adecuada, y en el contexto del reposicionamiento de México y sus expectativas de crecimiento, el negocio de congresos y convenciones debe crecer en los años por venir.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas