El Mundo Maya necesita “remedio y trapito”

 
Alonso Gordoa
hrs.

Hace unas semanas se llevó a cabo en Mérida la edición doce del Foro Nacional de Turismo que, a partir de este año, se convirtió en itinerante, ya que siempre se había efectuado en algún destino de Quintana Roo.

En esta ocasión el tema central fue el Mundo Maya. Se le analizó desde diversos ángulos: como producto turístico, su conectividad, sus avances, la manera en que han trabajado los estados mexicanos y los países centroamericanos que lo integran, sus retos. Y el resultado de esta disección fue que, a más de dos décadas de su creación como marca turística, poco se ha hecho para explotarle todo su potencial.

La mesa más prometedora fue la que integraron la secretaría de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, y cuatro gobernadores de las cinco entidades nacionales que forman parte de esta región: Rolando Zapata, de Yucatán; Fernando Ortega, de Campeche; Roberto Borge, de Quintana Roo; y Arturo Núñez, de Tabasco. Manuel Velasco, de Chiapas, aunque estaba programado no asistió.

Moderada por Francisco Madrid, director de la Escuela de Turismo de la Universidad Anáhuac y ex subsecretario de Turismo, esta mesa tuvo por título “Presente y futuro del Mundo Maya” y de la larga disertación de más de dos horas que los funcionarios hicieron sobre el tema, los siguientes son los puntos más relevantes:

• No se trata de una civilización muerta, sino que aún existen comunidades mayas tradicionales en toda el área.
• Hay que derribar las fronteras estatales para constituir un solo producto de clase mundial.
• Debe destacarse que se trata de una de las zonas más seguras del país.
• Mundo Maya debe ser parte importante del desarrollo económico regional.
• Antes de pensar en integrarnos con los cuatro países de América Central que forman parte (Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras), primero tienen que integrarse plenamente los cinco estados mexicanos.
• Hay que incluir nuevos circuitos turísticos que abarquen varias de estas entidades.
• Mundo Maya representa 4.8 millones de visitantes a sus zonas arqueológicas, pero el 75% se concentra en Chichén Itzá, Tulum, Palenque, Cobá y Uxmal.
• Hay que mejorar la distribución de los recursos, con proyectos que sean atractivos para el turismo y sobre todo para el desarrollo de los pueblos donde se encuentran las zonas arqueológicas.
• Uno de los grandes retos es apostar a la infraestructura, a la Hotelería ecológica y con servicios que buscan hoy en día los turistas tanto nacionales como extranjeros.
• Se debe crear un paquete de incentivos fiscales para atraer inversiones en esos estados, que permitan el desarrollo de la ruta del Mundo Maya en una mayor proporción.
• Hace falta mayor promoción efectiva.
• Se necesita que el gobierno federal autorice una política de cielos abiertos para lograr una mayor conectividad con Centroamérica.
• Hay que destacar que todos los estados del Mundo Maya cuentan por lo menos con nueve mil cuartos de hotel.
• El desarrollo de productos regionales forma parte importante de la política de la Secretaría de Turismo.
• Europa se integró turísticamente como región y actualmente el turismo cultural le representa 40% de sus visitantes.
• La gastronomía es otro de los grandes atractivos de la región.
• Los estados no deben competir entre sí, sino complementarse.
• Todos los estados cuentan con aeropuertos internacionales. Hay que incrementar la conectividad aérea intrarregional.
• Existen otros aeropuertos, pero no tienen vuelos, como los de Chichén-Itzá, Comitán y San Cristóbal de las Casas.
• También se debe impulsar la conectividad terrestre.
• Hay que modificar las políticas públicas, que no han ayudado al desarrollo regional de la zona.

Por último, Arturo Núñez señaló que se le debe dar continuidad a este esfuerzo, por lo que propuso realizar cada año un foro rotatorio de Mundo Maya, entre los cinco estados que lo integran. “Si los colegas estuviesen de acuerdo, yo propondría Tabasco para el año 2015 para dar remedio y trapito, como decía López Portillo, no nada más plantear el problema, y también ir avanzando en invitar a Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador”.

De todo lo que se habló esa mañana, quizá esto fue lo más sensato y práctico que se dijo: establecer un mecanismo de seguimiento, para que estos análisis deriven en acciones concretas y no solamente queden en discursos que, finalmente, no llevan a nada. Lo cual le ha pasado al Mundo Maya en los últimos veinte años.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas