El futuro presupuestal del turismo con la llegada de Meade

 
Redacción
hrs.

Si la visita de **Donald Trump** a México fue una carambola de tres bandas que golpeó a **Enrique Peña**, a la campaña de **Hillary Clinton** y ayer le costó la chamba a **Luis Videgaray**; en unas horas sabremos si entre los colateralmente damnificados estuvo el turismo.

Todo indica que no sucederá así, aunque tampoco hay elementos para pensar que con la llegada de **José Antonio Meade** a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) mejorará su panorama frente a los recortes previstos para el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

Ciertamente, **Enrique de la Madrid**, titular de Turismo, había trabajado desde el inicio del sexenio con **Videgaray** pues primero fue el director del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) agrupado sectorialmente dentro de la SHCP.

También es cierto que este último asistió personalmente a la presentación del programa de financiamiento Mejora tu Hotel y que anunció que no había techo para los recursos que se podrían canalizar al negocio del hospedaje.

Éstos no son créditos a fondo perdido, así es que autorizó lo que fuera necesario siempre y cuando los dueños de los hoteles contaran con todos los requisitos para acceder al financiamiento.

Algo que está muy bien dentro de las sanas prácticas bancarias, aunque ya hay hoteleros que se han quejado sobre la complejidad del proceso.

Dicho lo anterior, se sabe también que **De la Madrid** y **Meade** llevan una buena relación, tanto que alguien cercano al titular de la Sectur describió como “mejor en lo personal en comparación con **Videgaray**”.

Incluso ambos colaboraron juntos cuando **Meade** le entregó a **De la Madrid**, la dirección general de la Financiera Rural.

Para seguir ahondando en los detalles, **Meade** sabe sobre la importancia del turismo, pero además conoce el impacto que tiene entre las comunidades de menores ingresos.

De hecho, cuando llegó a la Secretaría de Desarrollo Social, hace un año, se encontró en su escritorio con un proyecto que ya estaba prácticamente cocinado para que el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart) pasara al sector turismo.

Algo que hace mucho sentido, pues las artesanías enriquecen las experiencias de viajes y su producción es la actividad que se traduce más rápidamente en beneficios económicos directos para las comunidades de escasos ingresos. Sin embargo, **Meade** frenó el proyecto y dejó a Fonart agrupado sectorialmente dentro de Sedesol.

Cuando le preguntaron sobre esta decisión, dijo que conocía bien su importancia y relación con el turismo; pero que desde esa dependencia era posible brindarles más apoyo.

El sector turismo es el menos favorecido presupuestalmente por el gobierno federal y, además, siempre es objeto de recortes, por un tema de imagen y debido a su mínima capacidad para defenderse.

Si se quiere cumplir con la instrucción presidencial de “apretarse el cinturón dentro del gobierno”, como dijo **Peña**, hay que pensar en esas entidades enormes, costosas e ineficientes como Petróleos Mexicanos y la Secretaría de Agricultura (Sagarpa).

Instituciones clientelares y con elevada capacidad de reacción, a quien nadie quiere tocar ni “con el pétalo de una rosa”.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas