Denuncia Joaquín el autoritarismo rapaz de su antecesor

 
Margarita Solís
hrs.

CHETUMAL.— Momentos antes de que **Carlos Joaquín** protestara como gobernador constitucional de Quintana Roo, el presidente del Congreso estatal, **José Esquivel**, saludó a todos los exgobernadores, incluso a **Isabel Tenorio de Villanueva**, esposa de **Mario**, quien sigue pagando una condena en Estados Unidos.

Sólo un exmandatario no fue mencionado, **Roberto Borge**, gobernador saliente, quien no sólo faltó a la ceremonia, sino que también fue omitido de la lista de gobernadores de la entidad.

Como un paradoja, una hora después **Joaquín** se reunió ya como gobernador con los habitantes de Quintana Roo en la Explanada de la Bandera, un monumento que enumera a todos los gobernadores del estado y en donde sí está el nombre de **Borge**.

Y allí el nuevo mandatario estatal dijo que “quien la hace la debe pagar” y se comprometió a que “nada ni nadie estaremos por encima de la ley”.

Enjuició también los “excesos del poder” y aseguró que no habrá agravios al estado que se queden sin castigo.

Quintana Roo calificó, padeció la corrupción y fue víctima a del autoritarismo rapaz y la prepotencia. “Justicia, justicia, justicia”, corearon los miles de asistentes al evento.

Y es que alguien tiene que pagar, no sólo políticamente, esa deuda pública de 25 mil millones de pesos, casi tres veces mayor a la del promedio de los estados en términos del tamaño de sus economías.

Por lo pronto, el reto es cubrir un déficit de dos mil millones que requiere el estado para terminar con sus compromisos de aquí a fin de año, como declaró el gobernador.

Su propuesta fue transparencia, rendición de cuentas y mucho trabajo; aunque todavía no está clara la estrategia sobre cómo logrará darle viabilidad a una entidad que ya está proporcionalmente entre las más endeudadas de México.

Al evento acudieron los gobernadores de Campeche, Puebla, Durango, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Querétaro, Tabasco, Yucatán; y los gobernadore electos de Puebla, Veracruz, y Tamaulipas.

Joaquín habló también sobre la necesidad de cambiar un estado de contrastes, donde hay personas que tienen grandes fortunas y otros que sufren la exclusión social; pues ni siquiera pueden disfrutar las playas que les brindó la naturaleza, pues el mar está reservado para los turistas. El mandatario dijo que la solución estaba no sólo en la transparencia y la rendición de cuentas, sino en un trabajo intenso.

Entre las medidas concretas de corto plazo planteó reducir de 750 a 350 millones de pesos el presupuesto del Congreso, que se autorizó un aumento sin precedente en el marco de la llamada “reforma de la impunidad”, que si bien fue revertido y ahora sí permite castigar a los gobernantes anteriores, no fue modificada en el tema del presupuesto.

También le pidió al gobierno federal y a los legisladores revisar el ajuste de 30% que sufrirá Quintana Roo en 2017.

Interrogado sobre el discurso, **Enrique de la Madrid**, secretario de Turismo, quien fue en representación del presidente **Enrique Peña**, sólo dijo a este espacio: “Fue muy interesante, pero hay que releerlo”.

Comentarios
hrs.

Periodista con más de 20 años de experiencia en los sectores relacionados con finanzas, economía, negocios y comercio. Entre el mundo impreso y el digital.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas