¿De verdad el Ejército competirá en el negocio aeroportuario?

 
Carlos Velázquez
hrs.

Ayer un grupo de expertos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), tenía agendada una llamada telefónica a la que se enlazaron diversos aliados desde varios países.

El propósito era seguir avanzando para la preparación de la presentación que hará Alexander de Juniac, CEO de IATA, en la Cumbre de Aviación en México a finales de este mes.

Como compartimos la semana pasada en este espacio, el propósito es analizar las mejores opciones para que la aviación siga creciendo en México, ya sin el Nuevo Aeropuerto.

Lo que no estaba en el radar era que el domingo el presidente López Obrador dijera que Santa Lucía sería operado por la Secretaría de la Defensa Nacional y que los beneficios económicos también se irían para esta organización castrense.

De saque, ninguno de los expertos de IATA recordó otros aeropuertos en el mundo operados así.

Entonces guardaron sus apuntes y se llevaron la tarea de analizar si había precedentes en el mundo y, eventualmente, cuáles han sido los resultados.

Carlos Torres, analista de temas de aeronáutica, compartió con este espacio que para comenzar habría que revisar cómo podría darse una concesión de esta índole, si Santa Lucía seguramente formará parte del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.

Luego vienen los temas de competitividad, pues el Ejército entraría a un negocio donde hay muchos jugadores profesionales y altamente sofisiticados.

Detrás de los aeropuertos hay empresas globales que se especializan en operación, manejo de carga, equipaje, comercialización de los espacios y muchos aspectos más.

Incluso en un país como Cuba, que le ha dado una parte importante del negocio turístico a los militares y su Grupo Gaviota, reservó para el Estado la propiedad y operación de los aeropuertos.

Por cierto que el aeropuerto de La Habana no se caracteriza precisamente ni por su eficiencia ni tampoco por sus bajos costos.

En Venezuela, país que padece la dictadura de Nicolás Maduro, el aeropuerto de Caracas es operado por una paraestatal pero no por el ejército.

El Ejército Mexicano, además, no tendría incentivos para reinvertir las posibles utilidades, necesitaría contar con un régimen fiscal diseñado ex profeso y tampoco parece la agrupación más proclive a impulsar la transparencia y las mejores prácticas empresariales.

Divisadero

Foro Nacional de Turismo. Fernando Martí, fundador del Foro Nacional de Turismo, corrió hace tres semanas las invitaciones para este evento que, por primera vez, se realizaría este domingo en Palenque, Chiapas, tierra de los amores de López Obrador.

Sin embargo, ayer por la mañana informó que, al menos temporalmente, se cancelaba el evento.

Aunque ya estaba confirmada la participación López Obrador, la falta de los recursos del Consejo de Promoción Turística, de la Secretaría de Turismo y otros aliados del Foro provocó que fuera incosteable.

Tampoco tuvieron recursos los estados del Sureste Mexicano, que realmente están tratando de entender las nuevas reglas del juego del gobierno federal.

Ojalá en el futuro Martí encuentre cómo reponer este evento, que ha sido valioso para analizar los retos del turismo mexicano.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas