Cuando el vino se volvió más rentable que sembrar hortalizas

 
Redacción
hrs.

Aunque son cinco las bodegas que están produciendo vino como tal en Guanajuato, **Fernando Olivera**, secretario de Turismo de la entidad, asegura que los alcances de esta actividad superan cualquier expectativa que se tenía hace un lustro.

De hecho, en los registros de la dependencia ya hay identificados 20 proyectos en marcha y el interés de los inversionistas sigue creciendo. El número total de turistas que visitan las bodegas o tienen interés por el vino en Guanajuato es de, por lo menos, 25 mil en el año, de los cuales más de cinco mil vienen en estas semanas con motivo de las Fiestas de la Vendimia.

**Ricardo Vega**, el empresario que fundó junto con **Juan Manchón**, Cuna de Tierra, la bodega más importante de la zona, lo hizo a partir de estudios y el conocimiento de que esa actividad sería más rentable que seguir sembrando hortalizas.

Los antecedentes de producción de la vid desde la época de la Colonia le dieron la razón y una ventaja respecto al Valle de Guadalupe, principal zona productora de México cerca de Ensenada, es que en Guanajuato no falta el agua.

De hecho, este año han tenido que lidiar con una tormenta de granizo que mermará la producción, pero en Baja California hubo un problema mucho más grave, provocado por una onda de calor que “quemó” la mitad de las uvas.

La segunda gran inversión en un viñedo es del Grupo Lintel, desarrollador de parques industriales, con el proyecto Caminos Divinos, que incluye un hotel boutique ya en operación y un viñedo que nació hace tres años y comenzará a producir vino dentro de tres más.

**Olivera** aseguró que de las alrededor de 330 hectáreas que hoy ya se encuentran ligadas a la producción de vino en Guanajuato, para 2020 llegarán a 800.

Hoy, nada más en las Fiestas de la Vendimia, la ocupación hotelera será del 70%, cifra muy positiva para cuatro fines de semana, pues en esos periodos baja el arribo de los viajeros de negocios.

**DIVISADERO**

Oaxaca. El pasado fin de semana, la capital oaxaqueña tuvo una ocupación hotelera superior al 70%, que si bien se compara favorablemente con el 65% de la semana previa, está lejos del 84% que registró hace un año.

Se trata, junto con las dos últimas semanas del año, de una de las principales temporadas altas de Oaxaca, debido a la celebración de la Guelaguetza.

Aunque el primer cuadro de la ciudad se mantiene tomado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que protestan por la Reforma Educativa, viernes, sábado y domingo transcurrieron sin incidentes que afectaran al turismo.

Hace siete días, en la primera representación de la Guelaguetza, un grupo de diez personas trató de desplegar infructuosamente una manta de la CNTE en el auditorio al aire libre donde se llevan a cabo los “lunes del cerro”.

Ciertamente no ha sido la Guelaguetza más concurrida, pero al menos no se cumplió con el pronóstico que anticipaba una dramática caída del turismo en esta plaza.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas