CPTM y su enfoque hacia resultados y metas cuantificables

 
Redacción
hrs.

Mañana primero de septiembre, **Alfonso Sumano** se integra al Consejo de Promoción Turística de México (CPTM); él estuvo en el equipo de **Javier Vega** desde la fundación del organismo y después hizo una destacada labor en varias plazas de Estados Unidos y Canadá.

Si alguien tiene una red de relaciones con actores relevantes del turismo de los dos principales países emisores hacia México, es precisamente él.

Sumano ocupaba la dirección regional para Norteamérica, con sede en Nueva York, y dejó este organismo por diferencias de criterio con **Rodolfo López Negrete**, el anterior director general, quien recientemente fue reemplazado por **Lourdes Behro**.

De hecho, **Sumano** ha sido un funcionario conservador, que ha cuidado su prestigio como servidor público y siempre fue reticente a tomar acciones que no estuvieran dentro de las facultades de su cargo.

Ahora estará nuevamente en Nueva York con retos muy importantes por delante, pues tiene que mantener operando las relaciones con los socios comerciales de México en un ambiente de presupuestos a la baja.

Pero además su reciente paso por Corporate Travel Services, la exitosa compañía comercializadora de viajes que dirige **José Luis Castro**, enriqueció su visión sobre la importancia de la búsqueda de resultados medibles.

Un enfoque que está impulsando **Behro**, pues los poco más de dos años que le faltan de esta administración deben dejar como legado una cultura de más eficiencia y avances cuantificables.

**DIVISADERO**

Playa del Amor. Vaya tema el de las Islas Marietas y la peculiar playita que se encuentra en una de ellas.

Cuenta la leyenda que fue una foto, precisamente en una de las campañas del CPTM, la que volvió famoso a este sitio, rodeado por la superficie pedregosa de una isla y a la que sólo se puede acceder nadando.

El sitio es excepcional y por ello llegaban cientos de personas diarias que no sólo lo volvieron un muladar, sino que afectaron los corales de sus inmediaciones. Fue por todo ello que la Comisión de Áreas Naturales Protegidas decidió cerrarla para su recuperación y que próximamente será reabierta bajo reglas estrictas para evitar que no suceda lo mismo. De hecho sólo podrán acceder 116 personas al día, después de pagar un permiso y a través de conductos predeterminados.

Allí está el problema, pues si bien es muy positivo que ahora sí se busque cuidar este magnífico lugar, resulta que los permisos pueden convertirse en la “manzana de la discordia”.

Resulta que el gobernador de Nayarit, **Roberto Sandoval**, está apoyando que sean algunas cooperativas de lancheros las únicas que tengan acceso a los permisos.

Una medida que parece dirigida a dejar fuera los negocios más grandes, como Vallarta Adventures, de **Ricardo Farcas**.

El problema es que esas pequeñas lanchas no podrán dar un servicio de alta calidad como el que sería deseable para el nicho de los viajeros de alto gasto, que deja una fuerte derrama en la zona.

Encontrar una fórmula para que esta playa genere la mayor derrama posible, además de la protección, debería ser la meta.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas