Cancún le enseña el músculo a Puerto Rico

 
Carlos Velázquez
hrs.

Desde que Gloria Guevara llegó a la presidencia del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), había platicado con el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, sobre organizar un evento en esa entidad.

El asunto se cerró de manera imprevista, pues aunque Puerto Rico había anunciado por todo lo alto en Sevilla que se llevaría a San Juan la Cumbre Mundial, la situación se le complicó.

Cambios políticos, desastres naturales y problemas presupuestales fueron generando un ambiente adverso, aunque Puerto Rico no había roto como tal su compromiso.

Sin embargo, Guevara se adelantó a una circunstancia que pudiera poner en riesgo uno de los eventos turísticos globales más importantes del año.

En 2019 el ex presidente Barack Obama fue el orador principal y durante dos días se juntaron en Sevilla la crema y nata de los grandes empresarios turísticos del planeta.

Así es que hoy cuando ha arreciado la competencia por el turismo estadounidense en el Caribe, siendo además Puerto Rico uno de los ganadores apoyado por el discurso nacionalista de Donald Trump; Joaquín González no dudó en que Cancún fuera sede del evento.

Como dice Marisol Vanegas, la Secretaria de Turismo de Quintana Roo, son muy pocos los momentos de cada año en que la conversación turística global sube a los niveles que se alcanzan durante la Cumbre de la WTTC.

El evento como tal se hará en el Moon Palace del empresario José Chapur, quien por cierto es miembro de la WTTC y estuvo en Sevilla con su hijo Gibrán Chapur.

La Cumbre también contribuirá a mostrar que Cancún es un destino seguro para los visitantes, más allá de los retos que existan para combatir al crimen organizado en un destino con mucho dinero y al que llegan millones de viajeros internacionales.

También es una buena ocasión para enseñar el punch de un estado con más de 130 mil cuartos de hotel, 15 mil en construcción y en donde hay un crecimiento promedio de ocho mil cuartos por año.

Divisadero

Manzana de la discordia. Vaya que hicieron ruido las declaraciones del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro quien dijo que ordenará una auditoría al Fideicomiso de Promoción Turística de Puerto Vallarta y que buscará que el estado recaude el impuesto al hospedaje.

Javier Aranda, director del Fideicomiso, recuerda por su parte que por ley dicho ente es auditado todos los años y que las observaciones que recibe son parte de su perfeccionamiento administrativo.

Consideró también que es factible que el estado llegue a ser más eficiente que el municipio en la recaudación del impuesto, que hoy genera ingresos por 145 millones de pesos al año.

Sus alianzas con la Riviera Nayarit han fortalecido la competitividad de Puerto Vallarta, que el año pasado tuvo una ocupación promedio de 72.4%, casi punto y medio superior contra 2018.

Eso sí los empresarios han defendido que los fondos se usen sólo para promoción e incluso están abriendo un nuevo fondo con dos millones de dólares, siguiendo el ejemplo de Los Cabos.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas