Cambia la tasa cero en congresos por un subsidio fiscal

 
Nallely Campos
hrs.

Mientras el turismo es una actividad que se relaciona con todos los aspectos de la economía; los impuestos también tocan todos los segmentos y el negocio de los viajes no se escapa de ello.

Hace dos semanas, en el seminario “Turismo de negocios en los años del cambio”, que se realizó en el marco de la Feria Internacional de Turismo de las Américas (FITA), algunos ponentes se quejaron por la eliminación de la tasa cero para congresos y convenciones.

La tasa cero fue un logro turístico en el gobierno de Vicente Fox y parecería haber desaparecido si nos atenemos a la derogación de varios artículos de la Sección III del Reglamento a la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), lo que pasó hace menos de un mes.

En realidad es un tecnicismo, pues desde diciembre de 2013 se eliminó el concepto de tasa cero para diversas actividades económicas y fue reemplazado por el de estímulo fiscal al 100 por ciento.

Así es que las autoridades del Sistema de Administración Tributaria (SAT) consideran que “no es lo mismo, pero es igual”. O casi…

Resulta que para los extranjeros sigue estando vigente contratar un congreso o una convención en México sin pagar el IVA, lo que vuelve a los destinos mexicanos más competitivos; pero ahora resulta que las DMC (compañías administradoras de destinos, por sus siglas en inglés), tienen un reto adicional.

Y es que bajo la fórmula de la tasa cero podían obtener una eventual devolución de los impuestos; mientras que bajo el concepto del estímulo fiscal al 100% ya no lo pueden hacer.

Se trata de una figura que busca, precisamente, evitar que el gobierno federal saque dinero de sus arcas para regresárselo a los particulares cuando demostraban más gastos que ingresos.

Pero resulta que allí no está lo más curioso de la historia, pues sucede que muchas DMC no están utilizando el argumento del subsidio ahora, o de la tasa cero antes, para ganar congresos.

**José Luis Castro**, presidente de Corporate Travel Services, una de las firmas líderes en el segmento del turismo de negocios en México, dijo recientemente que han sido muy pocos los eventos que su firma ganó con el argumento de la tasa cero.

Hoy son menos los incentivos que tienen para hacerlo, aunque ésta debería ser una facilidad para abaratar los costos de los congresos y lograr que haya más de estos eventos en México.

El otro problema es que para muchas empresas ni siquiera está claro el procedimiento para hacer efectivo el subsidio y que a muchas les da casi “pánico” preguntarle al SAT por aquello de que los puedan revisar.

En el mundo del derecho fiscal mexicano hay una frase que dice: “quien pegunta no se equivoca” y las asociaciones turísticas tienen allí una oportunidad desaprovechada para acercarse a la Secretaría de Hacienda.

Comentarios
hrs.

Periodista especializada en turismo

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas