Barcelona: Terror en una ciudad molesta con el turismo

 
Carlos Velázquez
hrs.

Hasta ahora, la opinión de diversos especialistas es que los atentados terroristas que le costaron la vida a 15 personas en Barcelona no deberían tener un impacto de largo plazo en la llegada de turistas internacionales a España.

Sin embargo, hay evidencia en otros dos países europeos que también fueron víctimas de ese cáncer, de que el número de visitantes internacionales se ha reducido de forma importante.

Pero además, esto ocurre en un momento en que Barcelona, la ciudad más visitada de España, tenía abierta una polémica entre sus habitantes, pues un número creciente está rechazando al turismo y en las calles habían aparecido pintas tan desagradables como aquella que decía “All tourists are bastards” (todos los turistas son bastardos), días antes de los atentados del 17 de agosto.

España hoy tiene cifras históricas de llegadas internacionales, entre otras razones, debido a que no había sido objeto de los ataques terroristas en Europa que iniciaron hace poco más de un año en Niza.

Los datos hablan por sí mismos, al cierre de 2016, según las cifras de la Organización Mundial del Turismo (OMT), la llegada de turistas internacionales a España fue de 75.6 millones con un incremento de 10.3% contra el año previo.

Sin embargo, Francia tuvo una contracción de 2.2% y Bélgica, el segundo país atacado por los terroristas, de 10.5 por ciento.

El descontento de algunos catalanes contra los turistas no es gratis, además de las millones de personas que atestan sus calles en verano, también se quejan de que los precios de los inmuebles para la renta han aumentado debido al fenómeno de la economía compartida, pues muchos arrendadores estaban privilegiando plataformas como Airbnb.

No es una animadversión contra los turistas, reflexionaban algunos, sino contra la industria masiva del turismo.

Hoy que esta ciudad fue víctima de la barbarie, que hirió y le quitó la vida a personas de 34 nacionalidades diferentes, también implica que España ya no está entre los países que se han librado del terrorismo.

Francia y Bélgica pusieron en marcha campañas de promoción emergentes después de los primeros atentados, a pesar de las cuales su actividad turística está sufriendo.

¿Cuál será la posición de Barcelona? ¿Activarán relaciones y talento para que no caiga el turismo o verán aquí una desafortunada oportunidad para que ya no lleguen tantos “bastardos” a ensuciar sus calles y alterar su estilo de vida?

Divisadero

Camino Real. Con una inversión de 50 millones de pesos, el Hotel Camino Real Sumiya es la punta de lanza de un proyecto de modernización de 620 millones de pesos de toda la infraestructura hotelera del Grupo Real Turismo, cuyo director general es Eduardo Ymay.

La renovación de Sumiya, en Cuernavaca, ya inició en junio y se hará por edificios para mantener abierto el hotel que tendrá listas sus 163 habitaciones para diciembre de este año.

Sumiya es un inmueble con una larga historia que en sus orígenes fue propiedad de Bárbara Hutton, la millonaria que le dio el estilo oriental que conserva a la fecha.

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas