Aeropuertos y aviación, clave para que siga adelante el turismo

 
Redacción
hrs.

Si **Enrique de la Madrid**, secretario de Turismo, ha consolidado en un año una imagen de seriedad y se ha ganado la confianza de los empresarios de este ramo; la pregunta es cuál será su herencia de gobierno, y posiblemente la respuesta esté en el sector de la aviación.

Cuentan que cuando **Claudia Ruiz Massieu**, su antecesora, acudió con el presidente **Enrique Peña** para que le autorizara traer la Fórmula Uno a México, su principal argumento fue que de esa manera se cumpliría con la visión de gobernar para transformar a México.

La actual secretaria de Relaciones Exteriores tuvo los arrestos, durante su paso por la Sectur, de impulsar algunos eventos de gran formato que le han dado visibilidad a México.

No sólo la F1 sino también el encuentro gastronómico del 50 Best América Latina y el proyecto del Cirque du Soleil con su próximo espectáculo inspirado en temas mexicanos, fueron decisiones económicamente costosas, pero que deben abonar al posicionamiento del país.

Ella abrió una puerta que ya tiene como secuela el próximo partido de la NFL en el Estadio Azteca, aunque eso ya fue una negociación de Televisa con la Presidencia.

Hay quienes piensan que México, con tantas carencias, no debería gastar de esa manera; pero si con ello se consolida un liderazgo turístico en América Latina, lo que implica atraer inversiones y crear empleos, la apuesta habrá sido acertada.

En los últimos 20 años otros titulares de Turismo han dejado una herencia importante a México, comenzando con **Óscar Espinosa**, quien tuvo la visión de crear el Consejo de Promoción Turística de México, idea que implementó **Javier Vega**.

Allí está también el programa de los Pueblos Mágicos, que empujó **Leticia Navarro**, con el apoyo de dos expertos como **Eduardo Barroso** y **Francisco Madrid**, que se mantiene y le dio vida a muchos destinos turísticos.

Hoy el programa de los Kioskos electrónicos en los principales aeropuertos internacionales de México, impulsado por **De la Madrid**, ha generado la expectativa de que se podrán solucionar los cuellos de botella que limitan la entrada, sobre todo de estadunidenses, a México.

Pero, además, hay otros temas pendientes, entre ellos lograr que realmente funcione el programa de viajero frecuente para que los turistas internacionales que vienen repetidamente a México puedan entrar en uno o dos minutos.

Algo que ya disfrutan los mexicanos que cuentan con el Global Entry cuando llegan a Estados Unidos.

Conseguir que aeropuertos como el del Bajío cuenten con instalaciones acordes al enorme flujo de viajeros que recibe; lograr que al menos en un destino, como Cancún o Los Cabos, avance la idea de crear una terminal segura, en donde opere la preinternación hacia Estados Unidos, serían otros proyectos importantes.

La clave para que México siga creciendo a través del turismo es tener una infraestructura aeroportuaria eficiente.

Una necesidad que muchas veces está limitada por temas regulatorios, y allí el punch para negociar y la capacidad para desatar los nudos podrían ser una herencia extraordinaria para el país.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas