A Airbnb no le reciben una “caja de bombones”

 
Carlos Velázquez
hrs.

Jorge Balderrama es un cordial abogado sinaloense y el ejecutivo más visible de Airbnb en México, en su calidad de gerente de Políticas Públicas.

Así es que el lunes llegó a la reunión digital de la Asociación de Secretarios Estatales de Turismo (Asetur) con una propuesta que parecía una “caja de bombones” envuelta para regalo.

Con las buenas maneras que lo caracterizan, les dijo a los secretarios de Turismo que la popular app abriría una sección de contenidos para que, además de fotos y precios de renta de habitaciones, casas y departamentos, se incluyeran historias, fotos y videos sobre los destinos mexicanos.

Publicidad
Publicidad

La plataforma es utilizada en muchos países y es la herramienta favorita de los viajeros estadunidenses; también en esas ciudades que ya están conectadas otra vez por vía aérea con México después de la pandemia.

Digamos que el “moño” del regalo era que Airbnb no les cobraría por subir ese contenido, de tal manera que se convertiría en una vía de promoción efectiva y gratuita que nadie en su sano juicio podría despreciar.

Con lo que no contaba Balderrama es que los miembros de la Asetur son “animales políticos”, así es que aparecieron varios temas imprevistos.

Primero, que los titulares de Turismo de las entidades federativas no firmarían convenios con una empresa extranjera que se había amparado para no pagar impuestos.

Una afirmación que requiere contexto, pues Airbnb ya comenzó a enterar el Impuesto al Valor Agregado, pero sólo por sus comisiones.

Hasta el primero de junio entró en vigor el nuevo esquema fiscal para las plataformas digitales y hasta el ocho de julio se publicó la lista de las primeras plataformas que se dieron de alta en el Registro Federal del Contribuyente.

Airbnb se amparó porque no tuvo tiempo de reprogramar su app, de manera que se apliquen automáticamente las distintas tasas impositivas y se evite el cobro anticipado de impuestos por reservaciones que, además, pueden ser canceladas.

Los titulares de Turismo le dijeron que sólo ocho entidades del país, las que reciben más viajeros, han logrado que la plataforma les pague el impuesto al hospedaje y que aquellas que ya lo hacen carecen de acceso a la base de reservaciones.

Finalmente, hay preocupación porque, si bien Airbnb recurrió a Funsalud y la UNAM para validar su modelo de limpieza avanzada y desinfección de inmuebles, avalada por la Administración de Medicamentos de EU (FDA), las autoridades no pueden revisar que se cumplan los protocolos mexicanos contra el covid-19.

Así es que la respuesta no fue un no tajante, pero la “caja de bombones” se quedó cerrada y ahora inició una negociación sobre los temas mencionados.

Claro que es mejor que ya se estén dando los pasos para terminar de formalizar en México la presencia de Airbnb, que va mucho más adelante que otras.

*

Por ejemplo, Booking Holdings es propietaria de Booking, PriceLine y OpenTable, también está en el negocio de renta de inmuebles con B&B y no sólo no está fuera del registro de Hacienda, sino que ha ignorado por completo a las autoridades mexicanas.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas
X