¿2017 será un año perdido para el turismo mexicano?

 
Redacción
hrs.

A diferencia de lo que sucedía en los sexenios panistas, y los llamados gabinetes “Montesori”, en donde muchos funcionarios se comportaron con enorme libertad, incluso con respecto a las instrucciones presidenciales, las reglas priistas son bastante más estrictas, lo que significa un problema complicado para el turismo.

Como se publicó aquí desde que el titular de Hacienda, **José Antonio Meade**, entregó el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2016 al Congreso, para el turismo hay un ajuste de 35% con respecto al que se aprobó en enero de este año y que ya también sufrió dos reducciones.

Además, en la forma en que está redactado, el único programa que subsiste es el de Pueblos Mágicos, con un total de 560 millones, lo que, dividido entre los 111 que hay, arroja un total de cinco millones de pesos para cada uno.

Para ponerlo en perspectiva, dicha cantidad no alcanzaría para construir ni siquiera siete cuartos de hotel de servicios limitados en cada uno, realmente un monto ínfimo, que desde ahora permite anticipar que 2017 puede ser un año perdido para la inversión turística pública.

Sin olvidar que ya no hay previsto un solo peso para apoyar a destinos como Puerto Vallarta, Los Cabos, Mazatlán, Cancún, Riviera Maya, Huatulco y otros que concentran la llegada de viajeros y que siguen teniendo problemas de competitividad.

En el pasado, los titulares de turismo apoyaban, daban información y argumentos a diputados y senadores, para que ellos mismos negociaran aumentos presupuestales para la actividad turística.

Algo que ahora no se puede hacer, por las reglas de mando a las que se hacía referencia; pero, además, en el contexto de que es prioritario contener el gasto público como único camino para que la deuda pública no siga aumentando, como ha sucedido en esta administración.

Tal y como lo han dicho **Meade** y **Agustín Carstens**, gobernador del Banco de México, actuar de otro modo podría orillar a la economía mexicana a una situación crítica.

El reto entonces para el turismo es en dos sentidos, por un lado, que sean los propios legisladores de los estados con una fuerte vocación turística, como ya está pasando, quienes impulsen un reacomodo del presupuesto para darle más dinero a una actividad que, probadamente, genera más empleos.

Y, la otra, que la Secretaría de Turismo, cuyo titular es **Enrique de la Madrid**, encuentre recursos en otras dependencias públicas que, transversalmente, permitan impulsar más proyectos turísticos.

Hace unos días, la Facultad de Turismo de la Universidad Anáhuac, que dirige **Francisco Madrid**, y **Pablo Azcárraga**, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), presentaron un documento sobre el tema.

El análisis reconoce el buen momento que vive el turismo, pero también recuerda que en 2009 vivió la peor crisis de su historia.

También refiere que, por competitividad, el turismo mexicano está en el sitio 30 del mundo, según el Foro Económico Mundial, y la marca país en la posición 55, de acuerdo con Future Brand.

Si el próximo año el PIB turístico creciera entre 2.7 y 4%, algo viable según este análisis, México se podría ver beneficiado con unos 90 mil nuevos empleos.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas