Piden a SCT revisar el transporte turístico

 
Alonso Gordoa
hrs.

Una de las herencias del corporativismo del viejo PRI que sigue afectando al turismo es la existencia de placas federales y las prácticas proteccionistas a las empresas terrestres que dejan y levantan pasajeros principalmente en las terminales aéreas.

Como viajero, siempre subsiste la pregunta de por qué hay que pagar más del doble por ser llevado del aeropuerto a cualquier destino dentro de la Ciudad de México, contra lo que cuesta tomar un taxi fuera de la llamada zona federal.

La razón son las placas federales, una especie de permiso para cobrar más, y que los taxistas que cuentan con ellas siguen agrupados en torno a organizaciones que colaboran políticamente con partidos como el PRI y el PRD.

La situación se complica con las transportadoras privadas, que también cuentan con permisos especiales y que quieren competir más con los taxistas, lo que permanentemente genera problemas y diferencias con estos últimos.

Hace unos días se hacía referencia aquí sobre el intento de las transportadoras privadas en Los Cabos, por reventar el registro de transporte turístico que le ha dado un mínimo de funcionalidad a ese mercado.

No es una solución de fondo; sirve en un destino de la quinta parte del tamaño de Cancún-Riviera Maya y adonde llegan viajeros del más alto poder adquisitivo.

Así es que agrupaciones como la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes, que preside **Julio Castañeda**, que incluye las transportadoras privadas, están presionando por revisar la situación.

Hace unas semanas, él y **Jorge Hernández**, anterior presidente, le enviaron una carta a **Claudia Ruiz Massieu**, secretaria de Turismo, exigiéndole revisar las reglas de transporte.

Los abogados de la dependencia contestaron que se trata de un asunto dentro de la jurisdicción de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, cuyo titular es **Gerardo Ruiz Esparza**, que ya recibió la petición.

Hay muchas aristas: eliminar las placas federales a taxistas, por ejemplo, los haría susceptibles a los abusos de las policías municipales y provocaría un conflicto político.

La contraparte es sostener una práctica que le quita competitividad a México, pues son los viajeros quienes pagan taxis caros, obtienen un servicio de transporte de mala calidad y hacen largas filas en las horas pico.

**Divisadero**

Air France. **Jerome Salemi**, director de la aerolínea francesa y de KLM en México, cometió un error y una injusticia.

Aunque sólo estará en ese cargo unas semanas más, el jueves pasado le pidió la renuncia a **José Mario Fernández**, su director de Comunicación y Relaciones Públicas, quien llevaba 26 años trabajando para esa compañía.

Aunque después envió una carta diciendo que había sido una decisión tomada conjuntamente y que Fernández fue un gran colaborador, lo que es cierto; también lo es que actuó sin la objetividad deseable en un ejecutivo de alto rango.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas