Ya basta de impuestos turísticos

 
Alonso Gordoa
hrs.

Quizás no nos damos cuenta de los gravámenes tan onerosos que nuestro gobierno ha venido colocando a través de los años y que han llegado a convertirse en una difícil carga fiscal, provocando –en mucho – parte de ese no crecimiento del turismo que nos visita.

Sucede tanto en el turismo nacional como en el internacional. Aunque no se puede generalizar los impuestos turísticos varían entre el 25% y hasta el 50% del costo de un viaje.

**TUA**: El primer impuesto que nació en nuestro país directamente al turismo fue el DUA, (Derecho Único de Aeropuerto) cambiado posteriormente a TUA como una tasa, debido a que los aeropuertos, en su mayoría, dejaron de pertenecer al gobierno y pasaron a la iniciativa privada. El promedio en un viaje redondo equivale a $300.00; se calcula en base a 12 dólares por aeropuerto, en el nacional y a 22.00 dólares en vuelos internacionales.

**ALOJAMIENTO**: Durante el gobierno de Ernesto Zedillo, y la administración de Silvia Hernández en la Secretaría de Turismo, nació el impuesto al alojamiento, con el fin de apoyar los fondos mixtos de promoción turística que se generaban en cada área (mixtos, porque una parte la ponía el gobierno federal, la otra el gobierno estatal y la tercera la iniciativa privada). En un principio se planteó como una tasa de 2.00 dólares por habitación ocupada. Pero como siempre sucede, para algunos era raquítico y lo convirtieron en 2%. Hubo -al principio- algunos casos de abuso de los gobiernos estatales imponiendo del 3 y hasta 7%. Con el tiempo y el trabajo de la iniciativa privada, casi todo el país quedó fijo en un 2%.

Ahora, en estos últimos tiempos ha estado subiendo en varias zonas turísticas al 3%. Lo lamentable de este impuesto es que es controlado por los estados y en muchos de ellos –si no es que la mayoría – lo utilizan para otros conceptos que no son precisamente para la promoción turística.

**DNI**: Durante ese mismo periodo nació el Consejo de Promoción Turística (CPTM) y para dotarlo de fondos (hasta hoy en día nunca se le ha entregado el 100%) se creó el DNI (Derechos de No Inmigrante) que se le cobra a todos aquellos que viajen a México y no sean residentes.

**IVA**: Tampoco debemos olvidar el impuesto del IVA que se calcula en un 16% para los vuelos nacionales y de un 4% para los vuelos internacionales (debido a que no se puede determinar el costo del transporte internacional directamente, se calcula que el 25% es el margen de ganancia de una tarifa aérea por lo que a este monto del 25% se le calcula 16% de IVA, dando como resultado este 4% directo a la tarifa). En lo que se refiere al alojamiento se calcula también en base al 16% de IVA (más el 2 ó 3% mencionado anteriormente). El transporte terrestre (autobuses) no causa IVA, aunque el “desquite” está en el pago de cuotas en las carreteras.

**IMPUESTO A LA NAVEGACIÓN**: En la aviación hay un derecho poco conocido por el público en general pero que pega en forma considerable al cálculo de la tarifa aérea. Este es el impuesto a la navegación, el cual se aplica a todo avión que circula por los aires de territorio nacional (incluida la zona marítima). El costo es de 1.40 dólares por kilómetro recorrido por lo que las aerolíneas acumulan varios millones al mes por este concepto.

Entre las nuevas modalidades que las líneas aéreas dejarán de absorber en este contexto está el impuesto entre ciudades. Es decir si se vuela Guadalajara –México –Buenos Aires, habrá que pagar 1.70 por cada escala nacional, en este caso 3.40 de dólar.

**IMPUESTO CARRETERO**: Ahora que si hablamos de viajar por las carreteras mexicanas, estas son definitivamente las más caras del mundo. Un sencillo ciudad de México al puerto de Acapulco ronda en más de 570.00 pesos por 387 km. Y a la ciudad de Veracruz los poco más de 400 km requieren de más de 600.00 pesos. El promedio en las carreteras turísticas del gobierno federal es de 1.48 pesos por km recorrido, según información de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. En las tarifas de carreteras privadas la exageración llega a su máximo como es el caso de México -La Marquesa (Toluca), donde los escasos 16 km se recorren por $65.00 pesos. Es decir 3.42 pesos por km recorrido. Los autobuses pagan entre 2 y 3 tantos más que la tarifa de automóviles.

Sin embargo, como todo lo que pasa en nuestro país, estamos llenos de contradicciones. En el año 2008 la cámara de diputados aprobó el cobro de un impuesto de 5.00 dólares a todos los pasajeros que viajan en crucero en nuestro país. El mismo ha sido detenido por la Secretaria de Hacienda y hasta ahora no se ha aplicado. Aunque la ley está vigente. El motivo: las masivas cancelaciones de las navieras a los destinos mexicanos.

Y por último. Hace ya muchos años, también la Cámara de Diputados aprobó una ley para que se devolviera a los turistas extranjeros el impuesto del IVA, tal y como sucede en caso todas las regiones turísticas del mundo. Pero la aplicación y reglamentación de la misma por parte de SHCP han hecho imposible la existencia de este beneficio al turista que nos visita. Para Ripley.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas