IATA: para las aerolíneas es el Apocalipsis ahora

 
Carlos Velázquez
hrs.

Hace una semana la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que comanda Alexandre de Juniac, planteó un escenario complejísimo y otro crítico sobre lo que le pasará a este sector; ahora el peor escenario de pérdidas ya se duplicó.

Esta organización sostiene que los ingresos anuales por pasajeros caerán 252 mil millones de dólares, si las restricciones aéreas impuestas por los países, debido al Covid-19, se mantienen tres meses.

Serían 44% menos que en 2019 y el impacto más del doble de los 113 mil millones de dólares que anticipaba en su peor escenario la IATA, antes de que los países desarrollados cerraran en mayor o menor medida sus vuelos internacionales.

Publicidad
Publicidad

“Las aerolíneas están peleando por sobrevivir en cada rincón del planeta. Las restricciones de viajes están evaporando la demanda y prácticamente ya no hay pasajeros de negocios.

“Para las aerolíneas es el Apocalipsis ahora. Hay una pequeña ventana de oportunidad para que los gobiernos provean a las aerolíneas una línea de vida o soporte financiero para prevenir una crisis de liquidez que lleve al cierre de la industria”.

Frases demoledoras que la mayoría de los interesados en el mundo de la aviación y los negocios, no habían leído ni escuchado desde la posguerra.

Según el líder de la IATA están en riesgo 2.7 millones de empleos de la industria de la aviación y cada uno soporta 24 en la cadena de valor de los viajes y el turismo.

De Juniac enumeró a los países que ya están reaccionando, como Australia que anunció un paquete de 430 millones de dólares, eliminando impuestos al combustible y quitando cargos a la aviación.

Brasil, en tanto, está posponiendo impuestos a la navegación aérea y cargas aeroportuarias.

Pero en América Latina, salvo Brasil, la propia IATA está viendo que los gobiernos no reaccionan ante una situación en que muchas aerolíneas se están quedando rápidamente sin dinero.

En un comunicado del lunes por la noche, concretamente respecto a la posición de los gobiernos latinoamericanos, el propio De Juniac señaló:

“Tenemos una crisis de salud pública cuya respuesta está creando una crisis económica. Las aerolíneas apoyan plenamente las medidas para combatir el virus. Pero los gobiernos no deberían de profundizar la crisis económica permitiendo que el sector de las aerolíneas fracase. Eso pondrá en riesgo la conectividad, prolongará el dolor de todos los empleados en la cadena de valor del turismo y obstaculizará la recuperación”.

Divisadero

Falta de perspectiva. En México no sólo pende, como espada de Damocles, la amenaza del no apoyo gubernamental a las empresas aéreas o de cualquier tipo; sino que además el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ha filtrado una lista sobre los adeudos que empiezan a tener prácticamente todas las compañías. Así es que no sólo las autoridades rechazan darse cuenta que al acelerar la crisis de las aerolíneas le estarán dando otro “balazo” al turismo y a la economía; sino que con el apoyo de algunos comunicadores miopes quieren acelerar ese proceso afectando la imagen pública de estas firmas estratégicas.

Comentarios

hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
Ir a la barra de herramientas
X