La avasalladora competencia desleal de las aerolíneas del Golfo

 
Carlos Velázquez
hrs.

Luego de que Aeroméxico, que dirige Andrés Conesa, decidió suspender sus planes de inicio de la ruta entre Barcelona y la Ciudad de México, tras la autorización que recibió Emirates para competir por esos mismos pasajeros, ya no ha habido más información al respecto.

La principal queja fue que, para hacerlo, el gobierno mexicano le había otorgado a Emirates un permiso especial para valerse de las llamadas “Quintas libertades”; pues dicho vuelo partiría de Dubai, para llegar a Barcelona en donde bajaría y subiría pasajeros para continuar a la Ciudad de México y viceversa.

Posteriormente la aerolínea mexicana promovió un amparo ante la posible apertura de la ruta, como una estrategia legal para obligar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, cuyo titular es Gerardo Ruiz Esparza, a transparentar los permisos que diera a la compañía emiratí.

El fondo de todo son los subsidios que reciben ésta y otras compañías árabes de sus gobiernos, lo que les permite ser muy agresivas en las políticas de precios lo que ha tenido importantes consecuencias en el negocio mundial de la aviación.

Al respecto hay un documento elaborado por Delta y United, que se llama “Restaurando los cielos abiertos”, que documenta los subsidios por más de 40 mil millones de dólares que hasta 2015 habían recibido Emirates, Qatar Emirates, Qatar y Etihad.

En lo que se refiere a los mercados europeos, refiere que gracias a esos subsidios, Emirates ya ofrecía en ese momento más asientos diarios a Asia que Lufthansa, British IAG y Air France-KLM en conjunto.

En los últimos 15 años, las aerolíneas árabes han incrementado su oferta de asientos de 37 mil diarios en 2001 a 390 mil en 2016.

Esta competencia también ha afectado a otros países como Australia, en donde las aerolíneas del Golfo ya tienen 25 vuelos diarios hacia distintos países; lo que ha obligado a Qantas, la aerolínea bandera australiana, a cancelar todos sus vuelos hacia Europa, salvo el que sigue operando a Londres.

Si además se considera que las aerolíneas del Golfo tienen pedidos por al menos 309 aviones más para finales de 2021, es claro que requieren encontrar nuevas regiones de alto tránsito para operar y que América Latina es una oportunidad.

De hecho ya están operando en Brasil, Argentina y Chile; por lo que hace todo el sentido comercial su interés por México.

Aeroméxico ha apoyado la libre competencia, que estaría contradiciendo si buscara el respaldo gubernamental a través de políticas proteccionistas.

Aunque su abierta oposición al vuelo de Emirates, se explica porque se estaría dando a esta compañía una excepción para beneficiarse de las Quintas Libertades, a diferencia de lo que ha ocurrido específicamente con aerolíneas coreanas o chinas.

Por lo pronto, no hay información en el sentido de que la aerolínea bandera de Dubai haya avanzado con los permisos para obtener los slots en al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por lo que no sería descabellado pensar que también éste será un tema para el próximo gobierno.

 

Comentarios
hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas