El Covid-19 mete al hospital a las aerolíneas

 
Carlos Velázquez
hrs.

El Covid-19, generador incesante de malas noticias, tiene entre sus principales víctimas a la industria aérea.



Ahora parece broma, pecata minuta, que el número de pasajeros transportados internacionalmente a México sólo haya crecido 1.8% el año pasado contra el promedio mundial de 3.8 por ciento.

Una cifra que preocupaba más por que los estadounidenses que viajaron al exterior, aumentaron 6.6 por ciento.

Hoy el panorama es radicalmente diferente y no sólo en México sino en el mundo, veremos que varias aerolíneas enfrentarán un riesgo real de irse a la quiebra.

Publicidad
Publicidad

El director general de Southwest, Gary Kelly, dijo la semana pasada que este escenario lo regresaba al 11 de septiembre de 2001, fecha que cambió para siempre las reglas de viajes en el mundo.

Aunque pronunció esta frase días antes de que las bolsas del mundo sufrieran pérdidas, que principalmente recuerdan las grandes depresiones o los tiempos de las guerras.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), ha anticipado hasta ahora pérdidas para la aviación por más de 60 mil millones de dólares si se controla pronto la expansión del Covid-19.

Pero también tiene un escenario catastrófico, con el virus irrefrenable durante varios meses y en donde pueden superar los 113 mil millones de dólares.

Las aerolíneas mexicanas están tratando de encontrar las mejores estrategias, como Aeroméxico de Andrés Conesa, quien ya redujo 40% los vuelos internacionales y aplicó varias medidas de austeridad.

Mientras que Interjet, que dirige William Shaw, está ajustando 40% la capacidad de asientos en sus vuelos.

Los pasajeros por su parte están y seguirán furiosos, pues los call centers están saturados, no están de acuerdo con las políticas de cambios y así seguirán en este ambiente de caos.

Quizá la única buena noticia es que el precio del combustible esté por los suelos, ya que es el mayor costo para la aviación.

En este panorama todos se preguntan qué hará el gobierno federal y un indicio es que, antes de la crisis, había permitido que Interjet aplicara una estrategia fiscal agresiva para retrasar el pago de sus impuestos.

De allí que el Gobierno federal esté dispuesto a invertir recursos fiscales para impedir la quiebra de las aerolíneas hay una distancia considerable.

Y así tendrán que competir cuando venga el regreso de la actividad, con países técnica y económicamente más solventes que buscarán evitar a toda costa la quiebra de este sector estratégico.

Divisadero

Cruceros. Ayer por la tarde zarpó de Cozumel el crucero alemán Fred Olsen, que será el último en llegar al mayor destino de estos barcos flotantes por lo menos en el siguiente mes.



Ese es el escenario más positivo, pues hay navieras que desde ahora han dicho que dejarán de navegar dos y tres meses.

¿Qué harán ahora los taxistas, los meseros, las camaristas y tanta gente que tiene ingresos variables o ligados a las propinas?

La semana pasada escribíamos aquí la historia sobre el abandono en que estaban los baños de la marina de Cabo San Lucas; pero irónicamente ahora resulta que durante algún tiempo ya no se van a ocupar.

Comentarios



hrs.

Periodista apasionado de los viajes y de entender y comunicar cómo funciona la industria del turismo.

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas