Puebla, un destino para soñar

 
Alonso Gordoa
hrs.

Los que creen que los viajes a través del tiempo no existen, no han conocido la ciudad de Puebla, un destino en el que las leyendas cobran vida a través de sus costumbres, tradiciones, edificios históricos y museos, que permiten entender su pasado, sin necesidad de tener una máquina que se desplace a la velocidad de la luz.

Entre las edificaciones más emblemáticas de la ciudad está la catedral de Puebla, el primer punto a visitar. Es de estilo renacentista y se dice que es el primer templo suntuoso en América, consagrada en 1649.

A tres cuadras del zócalo se encuentra la iglesia de Santo Domingo, edificada en entre 1571 y 1659 por la orden de los dominicos. En su interior conserva uno de los tesoros más apreciados: la Capilla del Rosario, considerada en su tiempo como la Octava Maravilla del Mundo.

Se trata de uno de los máximos ejemplos del barroco mexicano, en el que se puede apreciar una imagen de la Virgen del Rosario rodeada por santos, ángeles y mártires. Allí todo lo que brilla sí es oro, pues todas sus esculturas, paredes y acabados están recubiertos por ese metal precioso.

El recorrido continúa hacia la Biblioteca Palafoxiana, considerada a nivel mundial como uno de los recintos bibliográficos más hermosos, fundado por el obispo Juan de Palafox y Mendoza en 1646, lo que le convierte en la primera biblioteca pública de América.

Entre las calles del Centro Histórico también se encuentra un lugar donde la cultura mexicana cobra vida. Se trata de El Sueño Hotel + Spa, localizado en una antigua casona del siglo XVIII.

Sus propietarios Héctor Fernández de Lara y José Luis Torres, tuvieron un sueño hace 15 años, de regresarle la magia a esa propiedad, la cual había sido devastada por un fuerte temblor en 1999.

El hotel rinde homenaje a destacadas figuras femeninas de la cultura mexicana, como Remedios Varo, Sor Juana Inés de la Cruz, Frida Kahlo y la veracruzana Toña la Negra, quienes dejan huella en cada habitación con su esencia, para revivir los sueños de esas mujeres que marcaron la historia de México y el mundo. Cada cuarto tiene la personalidad, el aroma y los colores de alguna de esas artistas.

Desde su construcción la casona había servido como residencia, hasta que en el siglo XIX, por cuestiones de una herencia, fue dividida en dos: el ala izquierda se transformó en una escuela y la derecha en una vecindad a puerta cerrada.

En 2002 se renovó una de las zonas y se acondicionó con 11 habitaciones. A finales del 2009 se agregaron nueve cuartos más en bajo el proyecto de El Sueño Design. Ahora, ese hotel boutique cuenta con cuatro categorías distintas de suites, divididas en ocho estándar, cuatro estándar plus, tres junior suite y tres master suite.

La propiedad ofrece un restaurante-bar llamado La Tentación, con un concepto vanguardista denominado Cocina para soñar, el cual incluye una propuesta de platillos internacionales y mexicanos preparados con ingredientes locales, que se modifican según la estación del año.

Comentarios
hrs.
Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas