Fieles compañeros sin estrés

 
Nallely Campos
hrs.

Quizá una de las principales preocupaciones para los amantes de las mascotas al momento de viajar es ¿qué hacer con ellas? Muchos optan por llevarlos consigo, otros en cambio los dejan en un lugar seguro.

Sin importar cuál sea la elección, actualmente los viajeros pueden optar por los spas caninos, son lugares que en general funcionan como guarderías para las mascotas del hogar.

Allí los cuidan, los bañan, los sacan a pasear e incluso brindan masajes o tratamientos de aromaterapia. La gran mayoría cuenta con personal médico veterinario y asistentes que buscan siempre atender sus necesidades.

En Nueva York, por ejemplo, existen empresas que ofrecen el servicio de ir por la mascota y regresarla a sus sueños más tarde, por lo que es común que haya paseantes para perros o que incluso los llevan a realizar actividades que antes no eran aptas para ellos como el yoga, en su variante para perros conocida como “doga”.

Los precios van en función de la raza y tamaño de los animales. Los que brindan servicio de estética sugieren dejar a la mascota desde la mañana para que, en la tarde o noche que regresen a sus dueños, para que regresen a sus casas, además de limpios, con un nuevo corte y menos estresados.

Ariel Deliler Sánchez, médico veterinario zootecnista, especialista en Hematopatología, comenta que es importante, antes de llevar a la mascota, corroborar que el lugar cuente con instalaciones adecuadas, personal que en realidad tenga buen trato hacia ellos, así como médicos veterinarios.

Además “un buen lugar solicita que la mascota esté vacunada y desparasitada, así como que no presente signos de enfermedad a menos que ya esté diagnosticado con algún problema y necesite algún cuidado especial”, comentó.

 

Comentarios
hrs.

Periodista especializada en turismo

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas