Reactivan nado con lobos marinos

 
Nallely Campos
hrs.

Después de haber sido prohibida la actividad en la Isla Espíritu Santo, el servicio se retoma, sin embargo, bajo ciertas reglas.

Hasta hace unos días, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) suspendió las actividades de nado con lobos marinos en la Isla de Espíritu Santo, Baja California Sur, debido a que en los meses de junio y julio se registraron incidentes de mordeduras a los visitantes.

De acuerdo con la dependencia, una de las razones se debe al incremento del 26% de la población de lobos marinos en la isla, tal aumento se ha dado principalmente en el número de machos, por lo que al competir por las hembras durante la época de apareamiento muestran conductas territoriales y pueden llegar a ser agresivos.

Además, los ataques coincidieron con un mayor arribo de visitantes, mismos que no acataban a las reglas establecidas por los guías, dando como resultado la integración de un grupo de trabajo con el gobierno estatal y las dependencias para la creación de nuevas reglas y medias que garanticen la seguridad de las personas y de los lobos marinos.

El lobo marino es una especie que se distribuye en las costas del Pacífico, desde los islotes de Baja California Sur hasta las islas de Canales, en el sur de California, Estados Unidos.

Los machos de la especie llegan a pesar más de 500 kilogramos, hasta cuatro veces más que las hembras. La especie alcanza la madurez reproductiva, a los cinco años y cada hembra da a luz una cría por año.

Comportamiento

Es importante que los visitantes que realizan la actividad observen a los animales en silencio, no arrojen basura al mar o intenten alimentarlos. En caso de que estén nadando, no acercarse a la colonia, ni tampoco intenten interactuar con la especie si se la encuentran en el mar.

“Después de evaluar qué es lo que había ocurrido, nuevamente está abierto, hay que apegarnos a los planes de manejo, a las reglas y respetar a estos animales que nos regalan su amistad y la oportunidad de compartir su habitad”, señaló Vázquez Saldaña, director de Producciones Mar Adentro y experto en ese tipo de actividades.

Las embarcaciones deben quedarse a 50 metros de distancia de la zona donde se encuentran los lobos marinos y los viajeros pueden acercarse a no más de 30 metros para no afectar el hábitat de la especie.

Está prohibido tocarlos, gritar o hacer ruidos molestos, el viajero entrará en contacto con ellos, pues la especie se acerca por sí sola a interactuar con los humanos.

También, se deben de poner los motores en neutro, no quedarse por más de 30 minutos en la isla y no intentar perseguir a los animales con las embarcaciones. Los operadores turísticos tienen el deber de informar a los turistas de las normas de conducta que deben de respetar si quieren seguir manteniendo la integridad ecológica del producto turístico.

El Área de Protección de Flora y Fauna Parque Nacional Zona Marina del Archipiélago de Espíritu Santo fue decretado en 2007 abarcando una superficie de 48 mil hectáreas.

Comentarios
hrs.

Periodista especializada en turismo

Notas relacionadas
X