La ruta de José Alfredo Jiménez

 
Corina Tlali Ortega
hrs.

Recorrer las cantinas que José Alfredo Jiménez visitó en su juventud, es la opción para disfrutar de un fin de semana en familia o celebrar el Día del Padre con tequila en mano y la rockola a todo volumen.

La vida de José Alfredo Jiménez y su trayectoria musical, lo llevaron por los caminos de Guanajuato y a recorrer distintas partes del país; su repertorio incluye canciones rancheras, corridos, el huapango o la banda sinaloense. Él componía canciones en honor al héroe cotidiano, al amor, al desamor y a la dignidad entre los amantes; creaba historias sobre los pueblos del norte y el bajío mexicano y escribía letras para desahogar los desencuentros.

En la actualidad, existen tours que llevan a la gente a conocer las cantinas en las que el cantante dejó huella, porque las frecuentaba para estar con sus amigos o porque estuvo una vez y fue un acontecimiento que jamás se olvidó. El trayecto lleva a los seguidores del artista visitar lugares por Dolores Hidalgo y la Ciudad de México, ya que la capital fue el destino donde José Alfredo logró el éxito.

Dolores Hidalgo

La Cantina El Incendio abrió sus puertas en 1917 y se dice que ese era el lugar donde el cantante se reunía con sus amigos para platicar y encontrar inspiración. El establecimiento tiene más de 100 años de historia y hoy es un sitio turístico al que llegan visitantes de todas las edades y latitudes para corear canciones como “Serenata sin luna”, “Un mundo raro”, “Tú y las nubes” o “Que se me acabe la vida”.

La Hiedra se suma al itinerario para brindar con mezcal y cantar “Sigo siendo el rey”, fue una de las cantinas más visitadas por el artista; cabe mencionar, que en aquel tiempo la entrada a esos lugares era exclusivo para los hombres; se juntaban en grupo, bebía, reían, lloraban y desahogaban sus penas; “El Rey” hacía lo mismo, pero de aquellas historias que escuchaba y de su propia experiencia nacía la musa para escribir aquellas canciones que lo llevarían a la inmortalidad.

CDMX

En la calle Jaime Torres Bodet de la colonia Santa María La Ribera, se localiza el Salón París, establecimiento que guarda historias y recuerdos de otra época; para calcular los años que lleva en servicio, cabe mencionar que fue la primera cantina de la ciudad en la que se escuchó cantar a José Alfredo Jiménez. La fama que ganó el lugar se mantiene vigente hasta nuestros días y hoy mucha gente la visita por aquella anécdota, la buena atención y por servir un caldo de camarón que los clientes aseguran es delicioso; así como todo lo que se ofrecen en la carta. Los jueves es el día con más afluencia, ya que el platillo de la casa es el chamorro y nadie pierde la oportunidad de comer rico, a buen precio y tomarse unos tequilas en honor a “El rey de la canción ranchera”.

Comentarios
hrs.

Periodista

Notas relacionadas
X
Ir a la barra de herramientas