Opinión

Causa polémica elección de nuevo dirigente de la OMT

El viernes de la semana pasada, la Organización Mundial del Turismo (OMT), cuyo secretario general es Taleb Rifai, difundió un comunicado que, debido a su brevedad, es posible citarlo completo.

por Carlos Velázquez el Martes 16 de mayo de 2017 a las 08:33

verandaTwitter

verandaTwitter

El viernes de la semana pasada, la Organización Mundial del Turismo (OMT), cuyo secretario general es Taleb Rifai, difundió un comunicado que, debido a su brevedad, es posible citarlo completo a continuación:

“El Consejo Ejecutivo de la OMT, que celebra su 105ª reunión en Madrid, ha recomendado a Zurab Pololikashvili, embajador de Georgia en España, como candidato para el puesto de secretario general durante un periodo de cuatro años a partir de enero de 2018”.

Su elección fue todo menos tersa y hay algunos países, sobre todo de África, que podrían tratar de revocar su nombramiento en la Asamblea General que se realizará en septiembre de 2017 en China.

En la primera vuelta, México le dio su voto al candidato de Colombia en un movimiento que reflejó los compromisos políticos entre latinoamericanos para ocupar posiciones en los organismos internacionales.

Para la segunda vuelta, donde resultó electo el georgiano de apellido impronunciable, al menos para quienes se comunican en español, el voto ya fue secreto. Sin embargo, mientras Georgia brincó de ocho votos en la primera vuelta a 18, Zimbawe se estancó en los 11 que había obtenido la primera vez.

Tanto el candidato de este último país, Walter Mzembi, como el propio Pololikashvili se habían reunido previamente con Enrique de la Madrid, secretario de Turismo de México, para pedirle su respaldo.

Mzembi traía la idea recaudatoria de cobrar un dólar a cada turista internacional para crear un fondo y apoyar a los países en situaciones catastróficas que afectaran al sector de los viajes.

Mientras que Pololikashvili trató de ganarse la simpatía de los latinoamericanos, con el argumento de que habla fluidamente el español, lo mismo que el georgiano, el inglés y el ruso.

Personaje del mundo de las finanzas y la diplomacia, tuvo una gestión exitosa como ministro de Turismo en Georgia, pues durante su administración el número de viajeros internacionales pasó de 1.5 a 2.8 millones al año.

Georgia tiene menos de cinco millones de habitantes, fue parte de la Unión Soviética y sigue haciendo esfuerzos para ser admitido como miembro de pleno derecho en la Unión Europea.

De hecho, el apoyo del Viejo Continente resultó clave para su triunfo, aunque Georgia también tiene una importante relación económica con Rusia.

Un dato interesante es que uno de los factores que auspició la llegada de viajeros durante su paso al frente del Ministerio de Turismo, fue que impulsó la liberalización de los procesos de visado.

La mala noticia es que ni se trata de un personaje cercano a los intereses de la región latinoamericana ni tampoco parece muy factible que vaya a tener muchos colaboradores de la zona.

Cuentan quienes estuvieron en Madrid la semana pasada, que el bloque africano salió francamente descompuesto de la reunión del Consejo Ejecutivo.

Incluso, acusaron a Georgia de haber “comprado votos” a cambio de boletos para el juego entre Real Madrid y Atlético de Madrid en la Champions League.

Y lo peor de todo, fue que ellos ni siquiera asistieron al juego…

Foto

Columnista de negocios en la Sección Dinero del periódico Excélsior, coordinador de la sección dominical de viajes Bon Voyage y conductor del programa de radio Imágenes del Turismo en Grupo Imagen. También fue editor de la Sección de Finanzas y columnista del periódico El Economista, así como responsable de publicaciones especiales de este medio, como ¡A Viajar!

Hay  0  comentarios. Agrega el tuyo

Participa en la conversación

Anuncio