Opinión

La mutación de los delfines en la “manzana de la discordia”

El trasfondo es totalmente político, si en un principio el PVEM consideró que estaba dada la coyuntura para conseguir la reforma con el apoyo del PRI, ahora los otros partidos ya la volvieron parte de una negociación diferente.

por Carlos Velázquez el Viernes 21 de abril de 2017 a las 10:07

Si alguien les preguntara a los miembros de la Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos (Amhmar), que preside Rodrigo Constandse, si están de acuerdo con la nueva versión de la reforma legal para regular a los delfinarios, podrían citar una famosa frase de John Maynard Keynes.

“A largo plazo”, dijo enjuiciando, pero sin confrontar la economía neoclásica, “todos estaremos muertos”.

Una forma irónica de criticar la obsesión de aquellos economistas por el futuro, pero sin chocar con ellos.

La historia viene a cuento, pues en la nueva versión de la iniciativa de reforma a la Ley de Vida Silvestre que presentó el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), a través de Jesús Sesma, su coordinador en la Cámara de Diputados, se garantizaba la operación de los delfinarios por un lapso de 50 años más.

Digamos que dentro de cinco décadas el senador Jorge Emilio González, verdadero impulsor de la idea de cerrar los delfinarios, en el mejor de los casos tendría 95 años de edad y entonces estaría al borde de ese momento final al que se refería Keynes.

Pero lo más sorpresivo del caso, y allí nada tuvo que ver la Amhmar, fue que primero el miércoles y después ayer jueves los legisladores del PAN y el PRD abandonaron el pleno de la Cámara de Diputados para evitar que se votara la iniciativa.

El trasfondo es totalmente político, si en un principio el PVEM consideró que estaba dada la coyuntura para conseguir la reforma con el apoyo del PRI, ahora los otros partidos ya la volvieron parte de una negociación diferente.

Dentro de todo este enredo, sin duda fue importante el trabajo de mediación que hizo Enrique de la Madrid, secretario de Turismo, quien se reunió con Constandse y González el martes pasado en aras de generar un diálogo donde privaran los argumentos.

Plantear un proceso ordenado y a largo plazo para el cierre de los delfinarios, protegería las fuentes de empleo, las expectativas de negocio y defendería la visión científica actual sobre la calidad de vida adecuada para los delfines en cautiverio.

Aunque ahora la reforma entró a una suerte de limbo, pues parece difícil que la iniciativa se vuelva a presentar en la última semana de sesiones de la Cámara de este periodo y con los ánimos caldeados como ya están.

Contar con más tiempo podría ser también una oportunidad para que la Amhmar trabaje durante las siguientes semanas o meses para comunicar con claridad la importancia de este negocio, las bases con que opera y los beneficios que genera a los destinos e incluso al medio ambiente.

DIVISADERO

Feliz cumpleaños. Mañana viernes el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) cumplirá sus primeros 43 años de vida y aunque no parece una fecha muy significativa, Miguel Alonso Reyes, director general, decidió celebrarla reconociendo en una ceremonia a todos sus extitulares que siguen con vida.

Al evento, seguramente, acudirán varios personajes polémicos, que han transitado por una institución clave para el turismo de México.

Foto

Columnista de negocios en la Sección Dinero del periódico Excélsior, coordinador de la sección dominical de viajes Bon Voyage y conductor del programa de radio Imágenes del Turismo en Grupo Imagen. También fue editor de la Sección de Finanzas y columnista del periódico El Economista, así como responsable de publicaciones especiales de este medio, como ¡A Viajar!

Hay  0  comentarios. Agrega el tuyo

Participa en la conversación

Anuncio