Opinión

Preocupa a viajeros de EU la problemática Trump

Desde la lógica de los habitantes de un país dominante y que frecuentemente ha hecho la guerra, el ánimo de confrontación del gobierno estadunidense de Donald Trump hacia México derivará en una respuesta similar de los mexicanos.

por Carlos Velázquez el Jueves 23 de febrero de 2017 a las 09:45

Si en el pasado la decisión de México de no imponerle la visa a los canadienses después de que ellos se la exigieron a los mexicanos, evitó que cayera la llegada de turistas de ese país, ahora se está volviendo importante hacer un esfuerzo para decirles a los estadunidenses que serán tratados bien.

Desde la lógica de los habitantes de un país dominante y que frecuentemente ha hecho la guerra, el ánimo de confrontación del gobierno estadunidense de Donald Trump hacia México derivará en una respuesta similar de los mexicanos.

Se trata de una lógica que aquí no es evidente, pero publicaciones del trade turístico estadunidense, como Travel Weekly, han comenzado a reportar que los agentes de viajes están registrando cancelaciones a México en estados del centro norte como Illinois, Michigan y Minnesota.

Los viajeros estadunidenses se atemorizan con relativa facilidad y si en el pasado reciente les preocupaba la “guerra contra el narco”, ahora su inquietud deriva del riesgo de pasarla mal en México, por lo que también están haciendo preguntas al respecto a los especialistas de viajes.

Así es que les empieza a preocupar que las críticas que hoy proliferan en contra de su Presidente, se traduzcan en experiencias desagradables para ellos.

Es cierto que históricamente ha existido una rivalidad entre mexicanos y estadunidenses, que se resumen bien en la expresión de “gringo” o green go, “vete verde” o “vete soldado”, que en los años recientes tiene más bien una connotación chusca o de broma.

Pero este problema incipiente no debe ser tomado a guasa, pues hoy, y más allá de los esfuerzos hechos para buscar la diversificación de los viajeros foráneos, 71% del total proviene de Estados Unidos.

Así es que hacia adentro es importante estar alertas, para que los prestadores de servicios turísticos no vayan a tener actitudes discriminatorias hacia los estadunidenses, algo que hasta ahora no ha sucedido.

Como dijo Enrique de la Madrid, titular de Turismo, en Los Cabos “no hay que confundir las diferencias que puedan existir entre gobiernos ni traspasar esas diferencias a los visitantes de otros países”.

Pero también el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), debería comenzar a trabajar en varios frentes.

El primero con la comunidad de los profesionales de los viajes en ese país, para explicarles que no está en el ánimo ni del gobierno ni de los ciudadanos mexicanos tratar agresivamente a los estadunidenses.

El segundo decírselo también a los consumidores, particularmente, en los estados de la Unión Americana donde comienza a surgir esta preocupación.

Por supuesto no se trata de asumir actitudes sumisas o de postración ante el “imperio”; sino sencillamente de reforzar esos valores mexicanos que alguna vez, incluso, le dieron prestigio en el mundo de la diplomacia.

Si a nivel de las negociaciones entre los gobiernos, el de México hoy tiene la responsabilidad de defender con inteligencia y firmeza los derechos de los connacionales, en lo que se refiere al turismo hay que seguirse esforzando para impulsar una actividad que genera millones de empleos.

Foto

Columnista de negocios en la Sección Dinero del periódico Excélsior, coordinador de la sección dominical de viajes Bon Voyage y conductor del programa de radio Imágenes del Turismo en Grupo Imagen. También fue editor de la Sección de Finanzas y columnista del periódico El Economista, así como responsable de publicaciones especiales de este medio, como ¡A Viajar!

Los comentarios para esta nota se encuentran cerrados

Anuncio