Opinión

La indeseable metamorfosis del “país del futuro” al de “nunca jamás”

Dice Lourdes Berho, directora general del CPTM, que cuando escuchó a Taleb Rifai, secretario general de la OMT, pronunciar unas palabras sobre México en Madrid, le salieron las lágrimas.

por Carlos Velázquez el Miércoles 22 de febrero de 2017 a las 10:03

Dice Lourdes Berho, directora general del Consejo de Promoción Turística de México, que cuando escuchó a Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), pronunciar unas palabras sobre México en Madrid, le salieron las lágrimas.

Fue durante la cena a inversionistas españoles que ofreció el CPTM en la Feria Internacional de Turismo de España (Fitur), ocasión en que el diplomático fue invitado por ella al estrado.

En dos minutos, el jordano describió la riqueza de los paisajes y cultura mexicanos; la calidez de su gente, lo bien que se sentía allí y finalizó señalando lo orgullosos que deberían estar sus habitantes por formar parte de lo que llamó el “futuro del turismo”. Un mensaje emotivo, en su inglés con acento árabe, dirigido a unas sesenta personas. Allí había una cámara y Berho rescató ese momento de un líder y experto, que invita a reflexionar sobre cómo el turismo debe convertirse en una mayor fuente de riqueza para México. Un video que ella pidió se reprodujera el lunes en el XV Foro Nacional de Turismo, durante una comida del CPTM.

Hoy Berho tiene estructurada su estrategia, que sintéticamente puede describirse en los siguientes puntos:

  1. Dejar el discurso de vivir para creer en México, para dar el siguiente paso, que es ofrecer los destinos a ochos “tribus” o grupos con intereses específcos. Estos son los apasionados del turismo sustentable; las relaciones, es decir el turismo de negocios; el romance o los viajes de bodas, la cultura y la gastronomía, la aventura y la naturaleza, el turismo deportivo, el médico y el de las lesbianas, los gay, bisexuales y transgénero (LGBT).

  2. Aprovechar los eventos y sucesos extraordinarios para construir nuevas experiencias de viaje, como sucedió con el exitoso festival del Día de Muertos en la CDMX, inspirado en la película de James Bond, Spectre.

  3. Dar un apoyo especial a los destinos que tienen un probado potencial, pero que atraviesan por una situación difícil, como Acapulco.

Quizá lo notable de esto es que se ha visto cómo en este sexenio se fue construyendo un equipo de gobierno que está acompañando al turismo para que siga desarrollándose.

Algo que puede cambiar radicalmente si dentro de 22 meses llega un presidente que considere que el turismo se construye solo, que no es importante ir a los mercados emisores porque es hacer “turismo político” y que quiera desquitarse de los gringos porque Trump nos trata mal. Y entonces el “país del futuro” del que habló Rifai, se convertirá en el “país de nunca jamás”.

DIVISADERO

PriceTravel. Siempre escuchamos sobre la importancia de los productos turísticos, pero esta compañía de viajes tiene un dato concreto. Después de las compras de empresas que hizo en Colombia, la firma que dirige Esteban Velásquez ya obtiene 30% de sus ventas de ese país y 70% de México, pero la relación de las ganancias es 20-80, respectivamente. La diferencia viene de la mayor oferta de productos turísticos en México respecto a Colombia, así de simple.

Foto

Columnista de negocios en la Sección Dinero del periódico Excélsior, coordinador de la sección dominical de viajes Bon Voyage y conductor del programa de radio Imágenes del Turismo en Grupo Imagen. También fue editor de la Sección de Finanzas y columnista del periódico El Economista, así como responsable de publicaciones especiales de este medio, como ¡A Viajar!

Hay  0  comentarios. Agrega el tuyo

Participa en la conversación

Anuncio